Ceferino Otegui:
El mundo en que vivió Domingo Castañón


ISBN: 978-84-8367-477-2
Medidas: 165x235
Páginas: 175
Fecha de publicación: marzo 2015


19,95 € -

Otros Títulos

Soldadito español, soldadito valiente
El País de la Canela
Pasé una noche de perros esperando que de un momento a otro me vinieran a buscar para fusilarme por discutir con el brigadier y negarme a aceptar sus órdenes, pero la noche pasó y, a la mañana, cuando me llamaron, me llevaron ante el comandante Romero, quien me preguntó, como si no me conociera, «¿Es usted Domingo Castañón?». Yo le contesté que sí y entonces me alargó unos papeles y dijo sin mirarme: «En esta documentación se dice que acaba de ser licenciado como soldado y que debe abandonar el campamento, de modo que quítese aquí mismo todos los distintivos que tiene como oficial, recoja sus pertenencias y márchese ahora mismo».
Salí del campamento a caballo, porque el caballo y la silla eran míos, y también llevaba un sable de caballería porque tal como están las cosas hoy en día, con tanto desertor y tanto bandolero suelto por los caminos, siempre hay que tener un hierro a mano, por si acaso.
En la alforja, bien guardado todo, llevo la documentación y un salvoconducto a mi nombre que acaba diciendo:

Soldado distinguido, con ración de etapa, alojamiento y bagaje. Guárdensele todas las consideraciones.
Firmado: Juan Díaz Porlier. Brigadier.

No está mal. Después de todo el Marquesito no es mala gente.
Llevo también 300 reales y dos ducados de plata, que era todo lo que tenía ahorrado. Ya sé que no es gran cosa, pero estoy contento; después de casi cuatro años de guerra, vuelvo a casa, tengo un caballo y 300 reales y, sobre todo, salvé el pellejo.