César García de Castro Valdés, ed:
Signum Salutis. Cruces de orfebrería de los siglos V al XII


ISBN: 978-84-8367-162-7
Medidas: 21 x 29 cm
Páginas: 488
Fecha de publicación: Oviedo, 2009


40 € -

Otros Títulos

El presente libro surgió como proyecto en septiembre de 2004. Por aquellas fechas, cavilando sobre los fastos a celebrar en Asturias a lo largo del año 2008, nació entre los responsables y técnicos de la Consejería de Cultura, Comunicación Social y Turismo del Principado de Asturias la idea de organizar una exposición conmemorativa de los XI y XII Centenarios de las donaciones a la catedral de San Salvador de Oviedo de las cruces de los Ángeles y de la Victoria. Ambas cruces se verían acompañadas en Oviedo por sus homólogas europeas, estimando la ocasión como idónea para obtener el respaldo financiero e institucional para emprender una aventura semejante.
Dada la extrema dispersión de las piezas, su enorme valor patrimonial, el sensible aprecio de que son objeto por parte de sus poseedores, su significado simbólico para muchas de las comunidades que las custodian, y otras circunstancias que contribuyen a dificultar su estudio conjunto, llevar a cabo un proyecto como el que se pretendía sería tan irresoluble sin la colaboración franca de múltiples personas e instituciones, de muy diversos ámbitos y responsabilidades. Por su origen eclesiástico, buena parte de las piezas que iban a ser objeto de inclusión en la exposición permanecen en la titularidad de la Iglesia Católica. Museos diocesanos, tesoros catedralicios, abaciales y parroquiales, los Museos Vaticanos...albergan una porción sustancial de estas cruces.
La tarea no era menor: se trataba de localizar las piezas, solicitar la colaboración de las instituciones encargadas de su custodia para redactar los textos y ceder las imágenes y los derechos de su reproducción, preparar las traducciones al español de toda la documentación generada, y garantizar la edición en las condiciones de dignidad y calidad que la materia exigía.
La confección de este catálogo ofrece una ocasión única de estudio conjunto de estas joyas, inexistente hasta la fecha, a pesar de la recurrente presencia de algunas de ellas en catálogos de exposiciones. Por otro lado, nos ayuda a los asturianos, poseedores de dos de estas sobresalientes joyas, a situar en su real importancia este destacado legado patrimonial, y contribuye decisivamente a que las piezas ovetenses sean definitivamente conocidas fuera de los límites regionales, en donde una inexistente difusión y la estrechez de miras de la erudición local las ha venido recluyendo. No se nos escapa, al mismo tiempo, que buena parte de las piezas que integran este corpus están en la misma situación de conocimiento exclusivamente regional. La reunión y publicación conjunta de todas ellas es el mejor camino para lograr su universalización.
Ha sido importante la delimitación de los contenidos, en su ámbito temporal y espacial. El primero quedó simbólicamente acotado entre las dos fechas 500 y 1200, es decir, del siglo VI al XII, ambos incluidos. Con respecto al espacio, se ha optado por un concepto amplio de Europa, identificada en estos siglos con la Cristiandad, que incluye destacadas piezas surgidas en el territorio bizantino, en la medida en que su conocimiento os ha sido accesible.
A continuación se planteó el problema de la selección de las cruces en cuanto tales: era preciso discriminar los criterios por los cuales una cruz se incluía y otra no. En primer lugar, ha de tratarse de cruces gemadas, es decir, cruces dotadas de aparato de pedrería y/o esmaltes.
En segundo lugar, ha de tratarse de cruces en las que la presencia de la pedrería o de los esmaltes sea al menos tan destacada como la del Crucificado, cuando éste las acompaña desde el momento original.
En tercer lugar, se han incluido algunas cruces labradas en metal provenientes del ámbito bizantino, que disponen de iconografía o inscripciones que las relacionan plenamente con las gemadas de las cristiandades occidentales.
Por último, se han rechazado los ejemplares fragmentarios, salvo aquellos en los que lo perdido no es sino parte menor de la pieza original, que conserva tras la mutilación su sentido funcional e icónico.
La lista inicialmente confeccionada alcanzaba 114 piezas. No ha sido posible, en modo alguno, contar con la aquiescencia o colaboración de todas las instituciones encargadas de la custodia, por lo que se ha tenido que reducir la cifra a las 107 que integran este catálogo.
El título, Signum Salutis, es mera transcripción de la invocación y denominación habituales de la Cruz en el Reino de Asturias. Las referencias documentales y epigráficas son unánimes al respecto: la alusión a la Cruz se realizaba entre los siglos VIII y X mediante su calificación como la señal de la salvación. Sin poder desarrollar en modo alguno las resonancias teológicas, litúrgicas e iconológicas de esta fórmula, la simple reunión de las piezas de este libro, con la información que se aporta sobre sus contenidos estimulará, así lo esperamos, la redacción de cuantas investigaciones despierte la posibilidad de su examen conjunto.


De la introducción, César García de Castro Valdés