Jean Jacques Rousseau:
Cartas sobre botánica (edición en tapa dura)

Estudio preliminar y traducción de Fernando Calderón Quindós. Revisión terminológica y notas científicas de María José Carro Jiménez
ISBN: 978-84-8367-036-1
Medidas: 12 x 17 cm
Páginas: 384
Fecha de publicación: Oviedo, 2007


24,95 € -

Otros Títulos

En el último tercio del siglo XVIII la botánica es ya una ciencia con lenguaje propio. La reciente adquisición de la nomenclatura binomial y su acogida unánime por parte de los naturalistas de toda Europa, favorecerá el sentimiento de identidad y de pertenencia a una comunidad científica, pero la popularidad de la botánica responde a otros factores. El gusto por la horticultura y la jardinería no era nuevo, tampoco esa sensibilidad romántica que poco a poco habría de calar en el corazón del europeo y devolverle el gusto por los placeres del campo. La sexualidad de las plantas, recientemente descubierta, no era un asunto menor, y el patronazgo de numerosos proyectos naturalistas por parte de príncipes y nobles abría para la botánica un horizonte de expectativas inigualables. Hacía falta no obstante un hombre que pusiera su genio al servicio del pueblo, y Rousseau escribió sus Cartas elementales con el ánimo de convertir el estudio de la botánica en un "camino bordeado de flores". Si el filósofo lo consiguió poco importa. Lo importante es que la publicación de esta pequeña obra fue entonces y es todavía hoy un ejemplo precioso de divulgación en las postrimerías del siglo de las luces. Ahora que la naturaleza aparece frágil a la mano del hombre, debemos volver la vista a estas Cartas y leerlas con el deseo de recuperar la sensibilidad perdida.