Dolores Medio:
Cuadernos madrileños


ISBN: 978-84-95401-33-5
Medidas: 17 x 24 cm
Páginas: 148
Fecha de publicación: Oviedo, 2001


12,02 € -

Otros Títulos

Cincuenta años de nosotros los Rivero
Cuentos clásicos
El milagro de la noche de Reyes
Moriré sola
Nina
La última Xana (narraciones asturianas)
¿Podrá la ciencia resucitar al hombre?
Mi compañera
Grano de arena
Una cesta de cerezas
Escritos y escritores
Diario de una maestra
Cuadernos madrileños recoge las anotaciones que, a modo de escueto diario, efectuó Dolores Medio durante su estancia en Madrid cuando, durante los años 1962 a 1967, ya en la cincuentena, decide trasladarse allí, huyendo del opresivo ambiente provinciano, en busca de la vida bohemia y liberada de la capital.
Poseen estos diarios el encanto de las obras que no han sido escritas pensando en la publicación. En ellos se ve cómo era Dolores, su enorme inquietud intelectual, sus contactos con todos los círculos intelectuales del país; pero se ve también cómo era la vida golfa (de golfa tenía bien poco, pensamos hoy) que se encontró en Madrid, con todas las posibilidades de asistir al cine, al teatro, a tertuliasde las que en provincias se carecía. Muestra cómo era la vida cultural del país y de la capital en ese momento.

Aparecen las zonas interesantes, los lugares de reunión de la época, sobre todo en Madrid, pero también en Oviedo, Santander, Alicante y Tánger, por donde anduvo Dolores; aparecen nombres que nos suenan a instituciones: Diario Madrid, Café Gijón, el Dólar, el cine Carlton, el Avenida. Recoge un sinfín de películas, obras de teatro, actores, es un reflejo fiel del papel ilusionador, suplantador de una realidad poco satisfactoria para el espíritu crítico, que el cine y el teatro tenían aquellos años.

En estos diarios nos aguardan varias sorpresas. La vitalidad de la autora, sus múltiples intereses y preocupaciones, el reconocimiento de que gozaba a juzgar por sus relaciones y amistades (reconocimiento mucho más chocante desde el relativo olvido que sufrió los años posteriores, hasta que, ya en los últimos años de su vida, siquiera sea por mor de la edad, parece que lo recuperó).

No se trata de una obra pensada para ser publicada, no es obra que posea virtudes literarias, pero, sin embargo, se trata de una crónica vivísima de un país y un momento, de toda una época literaria, que contribuye a la reivindicación de una figura esencial de la literatura española del siglo XX. Y esta es la virtud de estos Cuadernos madrileños.

Tristán Ruiz en El norte de los libros. n.º 1, abril 2001.