Aristóteles :
Obra biológica. De Partibus Animalium; De Motu Animalium; De Incessu Animalium

Traducción del griego: Rosana Bartolomé
Introducción y notas: Alfredo Marcos
ISBN: 978-84-8367-606-6
Medidas: 120 x 170 mm
Páginas: 608
Fecha de publicación: abril 2018


29,95 € -

Otros Títulos

Aristóteles estudió los vivientes con tanta empatía y admiración como rigor científico: «Debemos acercarnos sin reparos —escribió— a la exploración de cada animal, pues en todos hay algo de natural y hermoso». Quizá por ello es reconocido como el fundador de las ciencias biológicas. Como tal fue valorado por Charles Darwin, quien quedó deslumbrado por el tratado Sobre las partes de los animales.
Pero lo cierto —y asombroso— es que solo hoy empezamos a disponer de los elementos teóricos y observacionales necesarios para comprender la biología del griego. De ahí que en las últimas décadas se haya activado un intenso interés por la misma. Un ejemplo entre los muchos posibles: Aristóteles habla en su Historia de los animales de dos delfines que sostenían a flote a su cría muerta, y solo recientemente se ha logrado filmar este tipo de comportamiento.
Aristóteles puso en pie en el Liceo todo un sistema de investigación biológica que incluía, junto con la reflexión teórica, la disección, la observación del comportamiento y hasta la realización de experimentos. Para ello distribuyó el trabajo entre diversos grupos especializados y llegó a emplear lo que hoy llamamos ciencia ciudadana, pues buena parte de los datos que relata vienen de las observaciones realizadas por pescadores, marinos o ganaderos.
Con el reciente interés por la biología de Aristóteles han llegado también nuevas interpretaciones de la misma. Y con estas se abre una nueva lectura global de su pensamiento. Está apareciendo, así, ante nuestros ojos un renovado Aristóteles, con mucho que decir sobre los problemas filosóficos más actuales.