Sofía Blanca Cabezas Hernández y Manuel Alfonso Villa Vigil :
Errores metodológicos clamorosos de las investigaciones en ciencias de la salud, biológicas y afines


ISBN: 978-84-8367-556-4
Medidas: 165x235
Páginas: 251
Fecha de publicación: febrero 2017


30 euros -

Otros Títulos

Multitud de publicaciones sanitarias, incluso en revistas con renombre y posición elevada en los rankings de revistas de impacto, contienen crasos errores metodológicos que anulan, o al menos cuestionan, su validez científica. Quizá sea ésta la causa por la que en el ámbito de las ciencias de la salud asistamos, junto a grandes avances tecnológicos, a un frecuente vaivén de criterios diagnósticos y terapéuticos contradictorios, acertados unos y desacertados otros, que se suceden e incluso se alternan a lo largo del tiempo.
Entre esos errores, el más llamativo y, probablemente, más frecuente y menos conocido sea el que los autores han acuñado con el nombre de error (a veces, engaño) metodológico fundamental, consistente en manejar los estudios de tipo exploratorio (es decir, sin hipótesis de trabajo previa, ni hipótesis alternativas ideadas antes de conocer los datos muestrales, que sólo permiten concluir hipótesis que se deben contrastar ulteriormente), como si fueran confirmatorios (en los que se contrastan con la realidad las hipótesis preconcebidas a la investigación).
Otro error frecuentísimo es el siempre fácilmente evitable error de tipo II (considerar «inexistente» lo que no sea significativo). La falta de significación se debe interpretar como que «no hay pruebas “concluyentes” de que los hallazgos en las muestras se cumplan también en la población»; no tiene, pues, sentido afirmarlo ni negarlo (lo correcto es inhibirse).
También se suele confundir la significación de un hallazgo muestral con su importancia (que es algo muy distinto): la significación nos indica la seguridad que merece la inferencia de ese hallazgo a la población, y se mide por la pequeñez de la probabilidad, p, de cometer un error de tipo I (dar por verdadero lo que sólo ha sido una casualidad en el muestreo). La importancia se estima con otros indicadores que la sobrevalorada p, como los intervalos de confianza de los valores hallados.
Es también habitual que, cuando se realizan varios contrastes o se abordan varios objetivos no reduzcan adecuadamente los niveles de significación adoptados, con lo que se incrementa el riesgo alfa global (es decir, la probabilidad de cometer errores de tipo I: considerar que algunos hallazgos casuales son significativos).
Igualmente, se cometen con excesiva frecuencia los errores de tipo III (usar técnicas estadísticas inadecuadas), muchas veces por diagnosticar erróneamente la tipología de las variables (p. ej.: considerar cuantitativas a las variables ordinales).
Todos estos errores, junto con el uso incorrecto de dígitos excesivos en las expresiones numéricas, se tratan a lo largo de cuatro capítulos, que tienen un amplio apoyo de bases estadísticas, metodológicas y lógicas en tres anexos finales.
Un test inicial le permitirá averiguar si este manual le puede ser útil.