Gaston Boissier


La conjuración de Catilina
Traducción, introducción y notas de Francisco Rodríguez Menéndez

Gaston Boissier (Nîmes, 1823-Viroflay, 1908), historiador y filólogo, perteneció a una generación de sabios que renovaron los estudios históricos durante la segunda mitad del siglo XIX. Boissier consagró lo mejor de su vida al magisterio y a la investigación de la Antigüedad recorriendo todo el cursus honorum académico de su tiempo, desde los primeros escalones como profesor de liceo hasta su consagración como miembro del École Normale Supérieure (1865), el Collège de France (1869) y la Académie Française (1876).
Publicó muchos de sus trabajos en revistas, destacando sus colaboraciones desde 1863 hasta su muerte en la Revue des Deux Mondes. Entre sus libros destacan: Cicerón et ses amis. Étude sur la société romaine du temps de César (1884), una obra señera de los estudios clásicos que le proporcionó gran fama en su tiempo y sigue siendo libro de referencia para ese período.
Dedicó parte de sus investigaciones a los temas religiosos y arqueológicos, pero no fue sólo un sabio de gabinete y biblioteca, sino también un gran viajero que gustaba de visitar y explorar los escenarios donde habían vivido los grandes personajes de la historia romana. De ahí proceden libros como Promenades archéologiques. Rome et Pompéi (1880).
De la labor de sus últimos y fecundos años destacan dos monografías: Tacite (1903) y La Conjuration de Catilina (1905). Durante su larga vida fue el perfecto ejemplo del sabio que persigue el pormenor en sus investigaciones, pero sabe elevarse hasta la generalización, sin la que no puede existir una verdadera Historia. Supo empaparse de la literatura y la vida de una época, seleccionar sus hechos más relevantes y transmitir todos esos conocimientos con un estilo literario claro y ameno, en la mejor tradición francesa, que podemos disfrutar en esta edición.