Pío Muriedas


Recuerdos de mis pasos perdidos
Con la colaboración de Fernando Savater| Fernando Arrabal | Jesús Pindado
Pío Fernández Muriedas (también conocido por Pío Fernández Cueto, seudónimo utilizado en el periodo posterior a la guerra civil española, al no poder utilizar el apellido Muriedas). Fue el principal recitador de poesía clásica que ha tenido España en el siglo XX, reconocido por poetas, pintores e intelectuales de dicha época.
Mucho se ha escrito sobre Pío Muriedas y no siempre con la objetividad necesaria, pero queda para la historia un personaje irrepetible en estos tiempos de pragmatismo y de visión a corto plazo, donde la seguridad personal prevalece sobre los ideales.
Los más grandes intelectuales quedaron asombrados y glosaron de una manera significativa la apuesta de este hombre, que dedicó todo su ser a la poesía y la pintura.
Desde el prisma de la literatura y la poesía escribieron sobre él Federico García Lorca, Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso, Miguel Ángel Asturias, Camilo José Cela, Fernando Savater, Fernando Arrabal…. y una innumerable relación de los personajes más significativos de la intelectualidad española del siglo XX.
En la parte plástica tuvo la amistad y el reconocimiento de los grandes de la pintura como Joan Miró, Antonio Quirós, Pancho Cossío, Gutiérrez Solana, Lucio Muñoz, Enrique Gran, Antonio Sedano… y más de 50 pintores que le retrataron.
Pío jamás realizó ningún otro trabajo que no fuera el de recitador de poesía o pintor, (dio más de 2.000 recitales de poesía a lo largo de España en colegios, universidades, escuelas, ateneos, teatros, otros centros culturales y en cualquier lugar donde tuviera cabida la voz del poeta)
Pío Muriedas nunca estuvo parapetado ante otra profesión remunerada que le permitiera desarrollar su arte con seguridad. Fue autentico, único, irrepetible, quijotesco, un hombre del siglo XVI. Nunca cedió su libertad a cambio de la seguridad del sistema, no existió como número estadístico del sistema.
“UN ARTISTA DEL SIGLO XVI QUE VIVIÓ EN EL XX”