Ruth M. Anderson / The Hispanic Society of America


Hallazgo de lo ignorado
Fotografías de Asturias de Ruth M. Anderson para la Hispanic Society of America. 1925
Fundada en 1904 por Archer M. Huntington (1870-1955), The Hispanic Society of America se convirtió en la biblioteca y museo más importante sobre la cultura hispánica en Estados Unidos. Sus fondos fotográficos estuvieron a disposición de los investigadores y se utilizaron en las publicaciones de la propia institución. Desde el principio, las fotografías formaron parte de la colección ya que Huntington las compró con asiduidad, al tiempo que él mismo realizaba cientos de ellas como un ávido aficionado. La sección continuó creciendo tanto con fotografías realizadas por la plantilla del museo como por compras y donaciones.
En este sentido, destacan las expediciones que Huntington comisionó, y en concreto las realizadas por Ruth M. Anderson. Su extenso archivo atesora desde daguerrotipos hasta imágenes realizadas a finales de la década de los años cuarenta en España, Portugal, Hispanoamérica, el Caribe y Filipinas. Sorprende la unidad temática que caracteriza a la colección, debida a las directrices de Huntington, que quiso que se documentase una España de tradiciones eternas, centrándose al mismo tiempo en vistas de ciudades, capitales de provincia y pueblos, y en el registró de imágenes de la vida cotidiana, desde artesanías locales a mercados y celebraciones públicas. De esta forma, el interés actual sobre la creatividad y el protagonismo del arte en un fotógrafo era algo ajeno a Huntington. Por ello, la Hispanic Society se diferencia de la mayoría de instituciones que albergan fondos fotográficos.
Para recopilar todo este material, Huntington y su equipo se dirigieron a varias fuentes. Muchas de las imágenes llevan la firma de fotógrafos relevantes, pero el interés principal de Huntington al reunir esta colección fue el de usarla como fuente de estudio. La calidad y nitidez de las fotografías debía ser indiscutible, lo que le llevó a adquirirlas en los mejores estudios, pero Huntington siempre las consideró por encima de todo como un registro, que debía formar parte del museo, del patrimonio arquitectónico y artístico, y de la cultura tradicional de una región.
En la visión que tenía de España, Huntington sentía una gran estima por Asturias. No solo admiró su papel en la historia medieval, sino también le inspiró dos de sus poemas: Vientos de Oviedo y Covadonga.
Con respecto al Principado, el foco de Huntington en lo tradicional y castizo modeló de forma evidente la sección de fotografías en la Hispanic Society. Sus intereses le llevaron a evitar aspectos que muchos considerarían hoy en día esenciales para una visión de la región: la industria, la minería y el ferrocarril. Los siglos XIX y XX fueron testigos del crecimiento de estas actividades modernas que hicieron avanzar y cambiar al país. Sin embargo, Huntington no consideró estos aspectos como centrales para la visión que deseaba documentar. De esa forma, Anderson no los registró y tienen escasa presencia en la Hispanic Society.