Agustín Molleda

Nacido en Bercianos del Real Camino (León) en 1949, Agustín Molleda residió largas temporadas en León y Valladolid hasta que en 1985 fijó su residencia en Gijón.
Se inició ya mayor en su carrera como escritor, publicando su primera novela Lo que anduve y dejé a los márgenes (tomo I, 2012; tomo II, 2013) donde describe con todo lujo de detalles, y de manera muy singular y atrevida, los sinsabores y angustias de los muchos caminantes que recorren, entre otros, los diversos caminos de Santiago de España y Portugal.
En esta su segunda novela, se adentra como testigo preferente en la entramada y secuaz infancia que padecieron los niños criados en la Ciudad Residencia Infantil San Cayetano de León en la década 1955-1965. Una historia real y truculenta, donde la pederastia se practicaba a rajatabla y que deja claramente al descubierto, tras más de cincuenta años escondido bajo las alfombras del Palacio de Botines (Diputación Provincial), el horroroso y tiránico comportamiento de los religiosos Terciarios Capuchinos durante el gobierno del que muchos ciudadanos de León llamaron El Hospicio.
Él fue uno de esos niños de San Cayetano.