Alexander Romanovich Luria


Pequeño libro de una gran memoria. La mente de un mnemonista
Introducción de Guillermo Rendueles Olmedo. Traducción de Lydia Kúper Fridman
Mundo perdido y recuperado. Historia de una lesión
Presentación de Serafín Lemos Giráldez. Traducción de Joaquín Fernández-Valdés Roig-Gironella
Eminente psicólogo, neurofisiólogo y médico soviético, Alexander Romanovich Luria nació en Kazán en 1902 y murió en Moscú en 1977. Fundador de la neurociencia cognitiva, fue el discípulo más importante de Lev Vigotski. Con La afasia traumática y Las funciones corticales superiores del hombre, monografías basadas en su investigación de heridas cerebrales durante la Segunda Guerra Mundial, cobró fama universal, ocupando la cátedra de Psicología Clínica en la Universidad Estatal de Moscú y la dirección del Laboratorio de Neuropsicología del Instituto de Neurocirugía Burdenko de la Academia de Ciencias.
Autor de obras como El desarrollo de la actividad constructiva en el niño, en la que demostró que los factores genotípicos sólo son determinantes en las etapas tempranas del desarrollo psicológico, y El cerebro del humano y los procesos psíquicos, en la que penetró en la comprensión de los mecanismos que determinan fenómenos como la apraxia o la agnosia, el legado de Luria a la neuropsicología conforma una influyente aproximación teórica y de práctica clínica, reconocida por toda la comunidad científica. Ideas como la decisiva determinación de las funciones superiores humanas por la cultura o su concepción de los sistemas funcionales complejos, además del marco teórico general aportado, basado en un modelo coherente de la relación entre cerebro y conducta, configuran las bases sobre las que se asienta la actual neuropsicología.
Este libro relata un caso clínico atendido por Luria, al igual que Pequeño libro de una gran memoria, publicado en esta misma colección.