Gregor Mendel


Experimentos sobre híbridos en las plantas
Introducción de Andrés Moya. Epílogo de Emilia Vázquez Menéndez. Traducción de Arturo Burkart
Nace en Heizendorf, hoy Hyncice, en 1822, y muere en Brünn, hoy Brno, en 1884, ambas localidades en la actual República Checa. Tras una infancia difícil, en 1843 ingresa en el monasterio agustino de Königskloster, donde es ordenado sacerdote en 1847. Doctor en Matemáticas y Ciencias por la Universidad de Viena desde 1851, en 1854 se convierte en profesor suplente de la Real Escuela de Brünn y en 1868 es nombrado abad de Königskloster, momento en el que abandona la investigación científica.
El núcleo de sus trabajos, que arrancan en 1856 a partir de experimentos de cruzamientos con guisantes, le permite descubrir las leyes de la herencia o leyes de Mendel, explicadas con posterioridad por el padre de la genética experimental, el biólogo Thomas Hunt Morgan (1866-1945). Estas leyes se enuncian como sigue: según la primera, o ley de la uniformidad de la primera generación filial, cuando se cruzan dos variedades puras de una misma especie, los descendientes son todos iguales y pueden parecerse a uno u otro progenitor o a ninguno de ellos; la segunda generación, los descendientes se dividen en cuatro partes, de las cuales una se parece a su abuela, otra a su abuelo y las dos restantes a sus progenitores; por último, la tercera ley, o ley de la recombinación de los genes, reza que, en el caso de que las dos variedades de partida difieran entre sí en dos o más caracteres, cada uno de ellos se transmite de acuerdo con la primera ley con independencia de los demás.