Helmut Schlunk y Victor H. Elbern


Estudios sobre la orfebrería del Reino de Asturias
Edición de César García de Castro Valdés. Traducción de Luis Vázquez de Parga y César García de Castro Valdés
Helmut Schlunk nació en Brandenburgo (Alemania) el 23 de julio de 1906. Estudió en las Universidades de Viena, Berlín y Hamburgo. Viajó con una beca a España en 1928, donde vivió en 1930-1932. En 1942 es encargado para fundar un Instituto Arqueológico Alemán en Madrid, inaugurado en 1943. Enseño en la Universidad de Valencia, en el Instituto de Arqueología del CSIC. Se jubila del Instituto Arqueológico en 1972. Ha sido consejero de honor del CSIC, del RIDEA y otras instituciones.
Su labor fundamental ha sido el estudio del arte prerrománico asturiano ya desde 1928, intensificando esta labor durante años de director del Instituto Arqueológico Alemán. Fue uno de los miembros destacados en la restauración de la Cruz de los Ángeles y la Cruz de la Victoria tras su robo en 1977, formando parte de una comisión designada al efecto con otras personalidades de la talla de Manuel Fernández-Avello o Magín Berenger Alonso. Entre sus obras cabe destacar Ars Hispaniae: historia universal del arte hispánico, Iglesia de San Julián de los Prados (Oviedo) y la arquitectura de Alfonso II el Casto, La pintura mural asturiana de los siglos IX y X y Las cruces de Oviedo.

Victor H. Elbern nació en Düren, en el actual estado de Nordrhein-Westfalen, el 9 de junio de 1918. Realizó estudios universitarios en la Universidad de Bonn y la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, doctorándose en 1950 en la Universidad de Zúrich. Desde este año a 1954 ejerció la docencia universitaria como assistent en el Kunsthistorisches Institut de la Universidad de Bonn. Se ocupó de la organización de destacadas exposiciones de arte altomedieval y en 1960 ingreso en los Staatliche Museen des Preussichen Kulturbesitzes de Berlín, como director de la colección paleocristiana y bizantina. Cinco años después fue llamado a la docencia universitaria en la Universidad de Berlín, dedicación que continuó hasta su jubilación. Colaborador habitual de las más importantes obras colectivas de referencia en las materias de su competencia, su lista de publicaciones comprende más de 600 títulos.
En su relación con España, y en especial con Asturias, debe ser destacada su constante mención de las joyas altomedievales asturianas, y de los monumentos coetáneos, en sus trabajos sobre iconografía, orfebrería y escultura del primer milenio. Las más destacadas piezas del patrimonio artístico medieval regional circulan de este modo por la bibliografía europea contribuyendo decisivamente a su difusión y conocimiento.
La publicación en traducción española de su obra sobre orfebrería del Reino de Asturias es un homenaje que salda la deuda de la región con esta personalidad.