Wilhelm Heinrich Wackenroder y Ludwig Tieck


Efluvios cordiales de un monje amante del arte
Traducción e introducción de Héctor Canal. Epílogo de Cord-Friedrich Berghahn
Wilhelm Heinrich Wackenroder (1773-1798) y Ludwig Tieck (1773-1853), compañeros de pupitre en uno de los más avanzados institutos del Berlín ilustrado y en varias universidades de prestigio, publicaron con 24 años estas reflexiones sobre arte que marcarían época. En el momento de su publicación, tras sus estudios, Tieck ya era un autor y traductor reconocido en Berlín, mientras que Wackenroder, obligado por su padre a ejercer un cargo en la administración prusiana, no pudo dedicarse a sus dos grandes pasiones: la música y los estudios medievalistas. Gracias a sus novelas, relatos y obras de teatro, además de sus traducciones de Shakespeare y Cervantes, el longevo Tieck llego a ser conocido como el "rey del romanticismo", mientras que su amigo de juventud, debido a su temprana muerte, sigue siendo un desconocido para el gran público.

Cord-Friedrich Berghahn (Detmond, Alemania, 1969), doctor en filosofía por la Technische Universität de Berlín con una tesis sobre derechos humanos y constitución en la obra política de Moses Mendelsohn, es profesor titular de literatura alemana moderna en la Technische Universität de Braunschweig. Se dedica principalmente al estudio de la literatura, el arte y la cultura de la época de Goethe, y a la cultura urbana europea de los siglos XVIII y XIX, centrándose sobre todo en la relación entre arquitectura, ciudad y producción literaria. Berghahn investiga, además, la relación entre técnica, estética y literatura en la modernidad europea.