Francisco García Pérez


Lo que hay que oír
Carta-Prólogo de Gonzalo Torrente Ballester
La Nueva España
Asturias, 27/04/2002


SOCIEDAD
García Pérez: «Benet era generoso y genial y escribió como quiso»

El catedrático de Literatura aseguró que el autor de Volverás a Región se hizo «insoportable y provocador, pero nunca generó indiferencia»

Oviedo, M. S. M.

Francisco García Pérez, catedrático de Literatura y responsable del suplemento «Cultura» de La Nueva España, habló ayer, invitado por Tribuna Ciudadana, de Juan Benet, un autor que no guarda secretos para él, al que ha dedicado horas de estudio y con quien ha compartido noches de literatura y farra.

García Pérez es un devoto del ingeniero que construyó el embalse del Porma mientras escribía Volverás a región. Ayer título su conferencia «Juan Benet o la literatura incorrecta», con ello trató de demostrar que el escritor tuvo un empeño personal en ir contra corriente, creando un personaje que no tenía nada que ver con él, pero con cuya imagen será reconocido por la mayoría. Para García Pérez, Benet fue una persona genial y generoso, y el mejor prosista de la segunda mitad del siglo XX. «Lo más importante de Juan Benet es que nunca generó indiferencia. Se hizo un personaje raro, insoportable y provocador al que todo el mundo recuerda».

Para el catedrático de Literatura, el autor de Volverás a región quiso convertirse «en una anomalía literaria» no por gusto personal sino con un objetivo claro: «Poner dique a la literatura costumbrista y de realismo social que triunfaba en esos momentos». García mencionó que los autores más odiados por Benet eran Juan Goytisolo y Antonio Gala, escritores que repudiaba y de los que huía literariamente.

Para ilustrar y demostrar que Benet quiso convertirse en un autor contra corriente para acabar con la literatura que detestaba, relató diferentes episodios de su biografía y anécdotas de su vida y de su personalidad.

Benet tenía nueve años cuando su padre fue fusilado. Desde adolescente mostró gran interés por la lectura. A los quince años leía a Stendhal, Stevenson y Baroja. Después continuó con Kafka, Thomas Mann y Faulkner. Su hermano mayor Paco Benet le envía desde la Sorbona libros de Sartre, Malraux y Camus. Durante sus años de estudiante de Ingeniería acude a la tertulia de Baroja. García Pérez recomendó a los asistentes la lectura de Otoño en Madrid, donde Benet dedica un capítulo extraordinario a Baroja.

En esos años, el escritor era amigo de Martín Santos, con el que después se enfadó por Tiempo de silencio, una novela que no era de su gusto.

Benet pasó a los veintiocho años unos días en la cárcel por actividades políticas. Poco después se casa con su prima, con la que tuvo cinco hijos. En 1959 se trasladó a vivir a Oviedo, donde escribe su primer libro de relatos Nunca llegarás a nada. En uno de ellos escribe por primera vez la palabra región.

Tres años después se traslada a León y a la vera del Porma empieza a escribir Volverás a región. En ese tiempo viajó a Estados Unidos con el objetivo de regalar una botella de Jack Daniels a Faulkner, lo que finalmente, después de estar a las puertas de su casa, no se atrevió a hacer.

Conoce a Dionisio Ridruejo y se afilia a Acción Democrática. Con 40 años publica Volverás a región. En 1980 escribe Saúl ante Samuel, obra que irá acompañada de otras dos novelas En el Estado y El aire de un crimen, esta última refrenda que Benet escribió siempre como le daba la gana.


Página actualizada el 26.4.2002